12 marzo, 2014

COSMOS: Una odisea de tiempo y espacio

Muchos esperamos con ansias el estreno de Cosmos, un programa de divulgación científica que, de la mano del grandioso Carl Sagan, marcó a toda una generación allá por los años 1980's. Personalmente, no vi el Cosmos original :_( porque no soy de esa generación. Nací en 1986 y en los pocos canales que daban en Ayacucho, el lugar donde me crié, no recuerdo que dieran la serie de Sagan. Sí recuerdo los documentales de la National Geographic con su famosa sinfonía introductoria. Sin embargo, hace algunos años vi capítulos dispersos del Cosmos original gracias a la internet.
   
Dicho todo esto, daré mi apreciación sobre este nuevo Cosmos sin tener un sesgo originado por el Cosmos original. He leído muchas críticas en internet y listas de correo de personas, periodistas y divulgadores que se resumen en "Tyson no es Sagan" o "el Cosmos de Sagan era mucho más profundo y cautivador" o "Tyson no parece tan suelto como en sus otros documentales y programas". Es cierto, los pocos videos que vi del Cosmos de Sagan tenían un toque más personal, más filosófico, más cautivador, todo esto sumado con imágenes que realmente emocionaban sobre cosas que en ese entonces —hace 34 años— no se conocían, pero que ahora sí. 

Pero los tiempos cambian. Tal vez un remake de Cosmos como el original, en nuestros días, hubiera sido un desastre. Los jóvenes y niños, a quien supongo está dirigido esta nueva versión de Cosmos, quieren ver animaciones más sofisticadas, descubrir cosas nuevas que a pesar de toda la información con la que contamos hoy en día, igual les sorprenda.
 
Personalmente, a mi me encantó. Este primer episodio estuvo dedicado a nuestro lugar en el universo. La Tierra no es más que un planeta que orbita una de las millones de estrellas que hay en nuestra galaxia, que es una de las miles de galaxias dentro de nuestro grupo local de galaxias, que forman parte de uno de los millones de cúmulos de galaxias que hay en el universo y, por qué no, que es uno de los infinitos universos que podrían existir (un multiverso). Realmente fue un viaje que me hizo sentir infinitamente pequeño. 

Este primer episodio rinde un homenaje a Giordano Bruno, un evangelista cuyas teorías cosmológicas incluso superaron las ideas de Copérnico. Bruno tenía la idea de que vivimos en un universo infinito donde nuestro Sol era una estrella al igual que otras y que planetas como el nuestro estarían dispersos por todo el universo, con seres vivos iguales a nosotros. Por estas ideas, fue condenado a la hoguera por la inquisición. Para serles sincero, hasta ver este episodio de Cosmos no conocía esta historia. 

Asimismo, no solo el espacio es realmente inmenso sino también el tiempo. Neil compara la historia del universo como un año calendario, tal cual lo hizo Sagan en su tiempo. El 1 de enero vendría a ser la formación del universo a través del Big Bang. Recién en agosto se formaría el Sol y la Tierra. Y unos cuantos segundos antes de terminar el 31 de diciembre, recién el hombre haría su aparición dentro de esta historia. Incluso, todo el conocimiento que hemos adquirido sobre el universo se desarrolló un segundo antes de finalizar el año.
 
Y, finalmente, el momento más emotivo y humano de este primer capítulo, ese momento en que la piel se te pone de gallina y la saliva dificulta su paso a través de la garganta, es cuando Neil recuerda el día que Carl Sagan lo invita a pasar un día con él, allá en su laboratorio en la Universidad de Cornell. Sin dudas, fue el mejor cierre que pudo haber para este primer episodio.
 
En conclusión, fue realmente un estreno impresionante. Muchos jóvenes y niños podrán disfrutar y aprender de él. Muchas veces uno piensa que con todo lo que hay en la internet, la gran cantidad de información y animaciones sobre el universo, la vida, la ciencia, es muy difícil que algún documental te llegue a sorprender. Pero, Cosmos: A Spacetime Odyssey, sin dudas, lo logró. 

Una cosa que no me gustó fue el doblaje al español que le hicieron. La voz del doblaje es muy seria y no transmite el carisma de Neil. A cualquier documental le hubiera caído bien la voz, pero no para uno como Cosmos. Tal vez la voz de Mario Castañeda (la voz de Kevin en Los Años Maravillosos o de Goku en Dragon Ball) le hubiera caído mejor xD. Lástima que sólo en National Geographic HD se puede ver en el idioma original y subtitulado.

1 comentario:

  1. David, que tu mente se mantenga con esa fascinación como la de un niño, me da alegría, se le aprecia bastante por su constante labor.

    ResponderEliminar

Por favor, se respetuoso con tus comentarios y críticas. Cualquier comentario ofensivo será eliminado.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...