23 mayo, 2013

Una idea descabellada: Artículos científicos + artículos divulgativos

Se me ha ocurrido una idea, y para ser sinceros, no me he tomado el tiempo en buscar en internet si a alguien más se le ha ocurrido esto antes y podría resultar algo utópica (por no decir descabellada), pero… ahí va.

¿Qué tal si cada vez que alguien envíe su trabajo de investigación a una revista científica arbitrada, también adjunte al manuscrito un artículo divulgativo que explique, de manera muy sencilla, el trabajo realizado?

En otras palabras, que las revistas científicas exijan a los autores, como un requisito para la revisión o, por lo menos, para la publicación de su artículo, el envío de un resumen divulgativo de una o dos páginas sobre su investigación. Si el artículo es aceptado y finamente publicado, este resumen podría ir como parte de la información complementaria (Supporting Information) del paper y ser de libre acceso.

journals

Si bien muchas revistas científicas publican versiones divulgativas de los artículos más resaltantes o vendibles de un determinado número, por ejemplo, la sección News & Views de Nature o Perspectives de Science, hay otros artículos —que también pueden ser sobresalientes— que no los tienen. En mi opinión, esto genera una pérdida del interés en ese tema por parte de otros investigadores menos especializados. Ahora les explico.

¿Quiénes leen las revistas científicas? Pues generalmente los investigadores y los estudiantes de ciencias. El público general, no. Ellos, si es que leen algo de ciencia, lo hacen a través de revistas divulgativas como Scientific American, Discover o Muy interesante.

Muchos investigadores no solo leen artículos de los temas en los cuales están especializados, sino que también, leen otros temas ajenos a su especialidad porque les parecen interesantes. Sin embargo, si no cuentan con el suficiente conocimiento sobre una determinada materia, no lo entenderán y perderán el interés rápidamente. Cosa que no ocurriría si antes leen una versión divulgativa de ese estudio.

Además, estas versiones divulgativas hechas por los mismos autores podrían ser útiles para que los periodistas científicos que quieran cubrir esta noticia, no escriban cosas inexactas por no entender el trabajo.

Bueno, ahí dejo la idea por si alguien quiere realizar una campaña a nivel mundial para promoverla. Tal vez  juntar firmas y mandar un declaración a las principales editoriales científicas para que exijan los autores artículos divulgativos junto a los manuscritos que remiten para ser revisados y publicados. Menos mal estamos los bloggers.

22 mayo, 2013

¡Esto es diversidad biológica!

Hoy se conmemora en todo el mundo el Día Internacional de Diversidad Biológica cuyo tema elegido para este año es el Agua y la Biodiversidad. El tema resalta la importancia del papel de la biodiversidad y los ecosistemas en garantizar la seguridad del agua y por consiguiente, el desarrollo sostenible.

Aprovechando este importante día, quisiera compartir algunas fotos que tomé en una actividad realizada en el Ministerio del Ambiente, en el cual vemos una pequeña partecita de la gran diversidad genética del cultivo de papa que tenemos.

Papas por todos lados, de todas las formas, texturas, colores y sabores...

2013-05-22 11.30.37
Variedades de papa - Proyecto PRODERN. (Foto: David Castro)

2013-05-22 11.34.04
Variedades de papa - Proyecto PRODERN. (Foto: David Castro)

2013-05-22 11.31.06
Variedades de papa - Proyecto PRODERN. (Foto: David Castro)

16 mayo, 2013

Las ventajas de la prepublicación para los investigadores

Una prepublicación —o comúnmente llamado preprint— es un artículo científico que es publicado antes de pasar la revisión por pares (peer-review) y ser aceptado por una revista científica. Actualmente, el portal más popular de prepublicaciones es ArXiv, aunque también existen otros no tan glamorosos como PeerJ y figshare.

preprint

Las prepublicaciones nacieron con el principal objetivo de poner los resultados de una investigación a disposición de la comunidad científica lo más rápido posible; ya que, muchas veces, todo el proceso de publicación en una revista científica, desde el momento en que envías el artículo hasta que finalmente es aceptado después de pasar la revisión por pares, puede tardar muchos meses, incluso años. Y puede darse el caso de que tu idea o investigación sea tan revolucionaria o bizarra que finalmente sea rechazada.

Compartir una investigación antes de su publicación formal en una revista científica tiene sus ventajas, por ejemplo: la rápida difusión del trabajo a un público mucho más amplio (los preprint son de libre acceso), la revisión casi inmediata por otros científicos expertos en el tema (en vez de los dos que son elegidos arbitrariamente por los editores de las revistas científicas) y, además, es una forma justa de saber a quién se le ocurrió la idea o quién hizo el descubrimiento primero sin depender del tiempo que tome la revista en publicar el artículo.

Esto último es importante. Por ejemplo, si yo descubro que se pueden hacer análisis genéticos para determinar la predisposición al cáncer de próstata a partir de células epiteliales obtenidas de una muestra de orina y envío los resultados a Nature y otro hace el mismo descubrimiento, pero seis meses después, y envía sus resultados a PLOS ONE; puede darse el caso que éste último publique primero su artículo y sea reconocido por ello, mientras que yo, a pesar de haber hecho el descubrimiento antes, no tendré ningún reconocimiento porque mi artículo se demoró más en ser publicado. Pero, si yo mandé un preprint antes de enviar mi artículo a Nature, este será inmediatamente publicado y todos sabrán que yo hice primero el descubrimiento.

Otro punto importante de los preprints es que los artículos son sometidos a un tipo de revisión no formal, realizada por diferentes científicos en todo el mundo, quienes, en base a su experiencia y conocimiento, pueden dar buenas críticas y aportes que mejoran la calidad del trabajo, aumentando así las probabilidades de ser aceptado con mínimas revisiones.

Sin embargo, a pesar del éxito que tiene este tipo de prácticas dentro de las matemáticas, física y astronomía, en biología no son muy frecuentes los preprints, tal como podemos apreciar en la siguiente gráfica:

preprints

Los biólogos creen erróneamente que los preprints facilitan el robo de ideas. Aunque como vimos en párrafos anteriores, más bien, esta práctica asegura que uno sea reconocido si es el primero en hacer un descubrimiento. Existe otra preocupación que no hace popular los preprints entre los biólogos y es la famosa “regla de Ingelfinger” la cual establece que un artículo científico no debe ser publicado dos veces para que no pierda su originalidad. No obstante, la mayoría de las revistas aceptan manuscritos que hayan sido preprints, aunque hay otras que se muestran hostiles a este tipo de prácticas o no tienen una posición clara frente a ellas.

Si bien es cierto, los preprints no pasan por un filtro de calidad y pertinencia de la investigación, sería importante notar que la relevancia de un estudio no debe depender de la opinión de un editor y dos o tres revisores, sino de lo que juzguen cientos de científicos expertos en el tema. Tal vez esta práctica cambie el paradigma de las publicaciones científicas en las principales revistas del mundo y esperemos que más biólogos se animen a realizar esta práctica tan buena para el avance de la ciencia.


Referencia:

ResearchBlogging.orgDesjardins-Proulx, P., White, E., Adamson, J., Ram, K., Poisot, T., & Gravel, D. (2013). The Case for Open Preprints in Biology PLoS Biology, 11 (5) DOI: 10.1371/journal.pbio.1001563

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...